Cómo conservar el vino correctamente

¿Cómo conservar el vino embotellado?

A continuación vamos a entrar en detalle en todos los aspectos que influyen tanto en la calidad de vida del vino como en su longevidad.

El vino es un producto vivo, y como tal tendrá un tiempo de crecimiento en sus propiedades e irá mejorando con el tiempo, pero igual que las personas, que tenemos un período en el que vamos creciendo en propiedades físicas y mentales, también llega otro en el que estas propiedades van viéndose mermadas hasta el final de la vida.

En los vinos, y también en las personas, sus períodos de vida pueden verse alterados por el hecho de que su conservación no haya sido la más correcta.

Bodega en casa

Hay varios factores que alteran las características de los vinos, produciendo entonces un acortamiento de su período de consumo óptimo. Aquel en el que el vino se nos presenta con todo su esplendor y en el que no da todo lo que tiene para nosotros.

Factores de la conservación del vino:

Analicemos cuales son los factores que pueden alterar la vida de los vinos, perjudicando su guarda durante mucho tiempo.

a) La temperatura: Es conveniente que el lugar donde se almacene el vino sea fresco, aproximadamente entre 10 y 14º. Pero más aún que la baja temperatura, debemos cuidar que ésta no se altere. Cuanto más constante sea la temperatura de guarda, mejor va a responder a su potencial de almacenamiento.

b) El ruido: Sabemos que el ruido se transmite mediante ondas. Estas ondas pueden alterar el reposo y la tranquilidad que un vino exige para estar perfectamente conservado.

c) La luz: La contaminación fotónica afecta negativamente la vida de los vinos, por lo que deberemos procurar que ésta sea lo más tenue y cálida posible. De ahí que ya la mayoría de bodegas embotellan sus vinos con vidrio de color para evitar el menor impacto posible en el líquido.

d) La humedad: Una humedad relativamente alta. Sobre el 75% será beneficiosa para la
conservación, especialmente para la conservación del corcho, cuya función es vital en el tiempo que el vino permanece almacenado en nuestra bodega.

e) La ventilación: En la medida que nuestra bodega disponga de un ambiente ventilado, se propiciará que no aparezcan olores a hongos, rancios, humedad etc., los que podrían traspasarse al vino con una relativa facilidad.

f) Olores: Como hemos visto antes, los olores son grandes enemigos de los vinos, por lo que se aconseja mantenerlos en un espacio alejado de productos químicos, de limpieza o cualquier otro con olores penetrantes.

g) Posición: Si bien, acostumbramos a ver las botellas expuestas en las estanterías en posición vertical, esto es porque no suelen permanecer demasiado tiempo en las tiendas, y el vino no se verá afectado por este motivo. No obstante, si pretendemos mantener el vino durante mucho tiempo, es aconsejable ponerlas tumbadas o en posición semi-horizontal.

Espero que estos consejos sirvan para conservar mejor los vinos de nuestra bodega. Para finalizar, un apunte, si el vino no tiene la calidad suficiente, su vida será mucho más corta y no la vamos a mejorar por mucho que las condiciones de conservación sean óptimas.

Descorchando una botella

Ante la duda, mejor abrir la botella y disfrutarla.

Prev
Sigu

Deja un Comentario

Name*
Email*
Website